Saltar al contenido

Fútbol y política.

8 septiembre 2011

Los presidentes de algunos equipos de fútbol está algo molestos porque dicen que los dos grandes se llevan todo y a ellos no les queda nada. Parece ser que a los ciudadanos, lo que realmente nos interesa, es ver al Barsa o al Madrid, los demás están en la liga porque sería aburrido que todas las semanas se disputara el partido del siglo. Sin duda alguna, el mundo futbolístico está polarizado.

Y si nos paramos a pensarlo, esto tiene que ser así porque somos una sociedad polarizada, o al menos eso es lo que intentan hacernos creer. El sistema electoral está pensado para que haya solamente dos partidos con opciones de gobernar y una inmensa mayoría piensa que esto es lo correcto. O eres de izquierdas o de derechas, o piensas como unos o como los otros, y es muy difícil que otras opiniones se tengan en cuenta. Conmigo o contra mí, y si intentas decir que no estás de acuerdo con ninguna de las opciones mayoritarias te dicen que eres un utópico, un demagogo o que eres un poco antidemócrata, independentista, anarquista y que se yo que más apelativos para referirse a aquellos que buscan otras alternativas.

Por eso no me sorprende que en el mundo del futbol los aficinados sean de uno o de otro. Puede que después tengan cierta querencia al equipo de su ciudad, pero la mayoría están contentos cuando gana el Madrid y pierde el Barsa, y viceversa. Y esto no sería malo de todo si no fuese porque ser de un equipo (o de un partido político) significa en este país-estado-reino que tienes que casi odiar al contrario, negarle todas sus virtudes (que las tendrá) y criticar hasta el hartazgo todos sus errores (que los cometerá).

Y no es que a mí me importe demasiado como se repartan el dinero de las televisiones entre los equipos de futbol. Lo que realmente me preocupa es como se repartan los escaños del Congreso los partidos políticos en las próximas elecciones del 20 de noviembre.  Tal vez los partidos políticos minoritarios tendrían que reunirse para decidir como repartir el poder que le dan las urnas pues si hay algo que no consigo entender es que detrás de cada representante de IU en el Congreso de los Diputados hay casi 440.000 votantes mientras que a un diputado del PSOE o del PP sólo le hacen falta unos 67.000. Ya se que es necesario un método para que tengan representación todas las provincias, pero me parece demasiada diferencia y eso contribuye a que cada vez se hable más de voto útil y que de algún modo se facilite el bipartidismo.

From → 20N

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: