Saltar al contenido

La factura de los servicios no prestados.

20 octubre 2011

No lo duden, de aquí a nada el sistema de la seguridad social será de pago. Quedará reducido una atención económica para aquellos que  no pueden permitirse ir a la clínica privada, una especie de mercadillo en el que puedes encontrar grandes ofertas pero con pocas garantías. Por eso no hay político o política que no hable de copago y de revisión del sistema de provisión de fondos para la sanidad pública.

Lo que nos quieren decir es que tendremos que pagar directamente lo que ya pagamos a través de impuestos y de cuotas mensuales en nuestras nóminas. En lugar de copago habría que hablar de  doble pago, o bipago. Cabrea mucho que los políticos y gestores del gobierno central y de las autonomías hablen de los servicios sanitarios públicos como si fuese un regalo que ellos nos hacen, como si el presupuesto que manejan no fuese nuestro presupuesto, venga el dinero de donde venga, es nuestro.

Por eso resulta lamentable que nos digan que van a mandarnos una especie de factura a casa cada vez que pasemos por un hospital. Dicen que es una medida informativa, que sólo pretenden que nos hagamos cargo de lo caros que son los servicios sanitarios. Y no me parece mala idea, la verdad. Conozco a muchos amigos que tienen la costumbre de romperse una pierna o de sufrir un infarto para hacer gasto en la Seguridad Social. Total, me dicen, como lo pagamos todos…

Pero ya que están tan interesados en informanos, también podrían informar a aquellos que durante años y años, y afortunadamente, no pisamos un hospital. Porque los que tenemos la suerte de trabajar cotizamos cada mes a la seguridad social y tal vez sería interesante saber qué se hace con los euros que en cada nómina me descuentan de mi salario bruto. Tal vez al final de año podrían mandar una carta diciendonos cuanto hemos aportado y que se ha hecho con esa aportación de la que no nos hemos beneficiado. Porque lo que tengo claro es que no lo están guardando para mi jubilación.

Sin duda es necesario reformar el sistema de la seguridad social, pero que se dejen de facturas y tonterías similares (que además cuestan dinero) y hagan un esfuerzo por explicar cómo funcionan las cosas. Somos nosostros los que debemos decidir si queremos vivir en una sociedad solidaria que protega a los enfermos y garantice un mínimo de asitencia universal o preferimos que el que pueda que lo pague y el que no, pues que se resigne. Si los impuestos son nuestros tenemos derecho a decidir en qué queremos que se inviertan, que no nos vengan con paternalismos estúpidos que pertenecen a la época de la beneficiencia y las colectas para los negritos de África. Somos una sociedad madura y queremos representantes maduros.

From → Uncategorized

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: