Saltar al contenido
Tags

Mañana será otro día.

20 noviembre 2011

Aunque su cara sonriente y rebosante de satisfacción te ponga de mal humor y sus palabras celebrando la victoria e invitándonos a todos a paricipar en un nuevo proyecto te suenen huecas e insinceras no te preocupes. Aunque tengas la certeza de que vienen dispuestos a acabar en poco tiempo con todo aquello en lo que creés y que ha llevado tanto tiempo construir no te dejes intimidar. Si tienes la sensación, ante esa multitud que vocifera en las calles, de que perteneces a una minoría equivocada, que los tiempos están cambiando y que te has quedado desfasado no te plantees cambiar de ideas ni de utopías.

Aunque hoy todo parezca perdido y el mundo con el que sueñas y en el que te gustaría vivir parezca cada vez más lejano no te dejes llevar por las apariencias. La historia es cíclica y vendrán aires nuevos, nuevas ideas y personas capaces de conciliar lo humano y lo económico. Estoy convencido de que existe un camino para que el bienestar sea algo generalizado y universal, de que el mundo puede ser un lugar justo para la humanidad en su totalidad, y no para unos pocos.

Pero mientras tanto intentemos mantener el optimismo y las ganas de cambiar las cosas. Pensemos que mañana será otro día. Seguiremos teniendo amables vecinos que nos saluden en las escaleras y caras bonitas a las que sonreir. Podremos pasear por las calles empedradas del casco viejo, tomar unas cañas en cualquier taberna y confiar en que nuestro equipo de futbol suba a primera. Si, querido amigo, amiga lectora, mañana será un día como otro cualquiera. Te encontrarás a gente dispuesta a echarte una mano, vendedores del cupón que te saluden con alegría, hermosas morenas con minifalda taconeando por las aceras y atractivos muchachos sacados de los anuncios de El Corte Inglés. A poco que te esfuerces descubrirás que hay infinidad de cosas por las que merece la pena salir de casa, hay motivos para la felicidad y para seguir luchando. Puede parecer que somos pocos, pero debes tener en cuenta que las grandes revoluciones y los grandes logros sociales siempre han comenzado con unas pocas personas convencidas de que había que cambiar las cosas. Nos levantaremos y volveremos a intentarlo.

Mañana será otro día.

3 comentarios
  1. banus permalink

    ES SENCILLAMENTE SOBERBIO LO QUE ESCRIBES AQUÍ AMIGO, DE VERDAD QUE MUCHÍSIMA GENTE PIENSA COMO TU Y ES UN VERDADERO PLACER PODER LEERTE DE VEZ EN CUANDO.
    MUCHAS GRACIAS POR ESTE BLOG HAM.

    • Muchísimas gracias por tus palabras y por leer lo que escribo. Son opiniones de “andar por casa”, sin pretensiones y sin excesiva información o análisis. Me gusta pensar que es una conversación tomando unas cañas con los amigos.
      Un saludo.

Trackbacks & Pingbacks

  1. Más representación con menos votos. « El diario de Ham Tyler

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: