Saltar al contenido

Incendios, abandonos y beneficios.

2 abril 2012

Algunos recordamos con cariño aquellas tiernas imágenes en las que Núñez Feijoo y Rajoy apagaban un incendio cercano a Sanxenxo. Los dos estaban de campaña electoral y por eso no dudaron en remangarse para enfrentarse a las llamas. “Por allí, Alberto, por allí” le decía el actual presidente del Gobierno español al actual presidente de la Xunta de Galicia.

Después Núñez Feijoo llegó al gobierno, con la inestimable ayuda de un periódico, y lo primero que hizo fue destruir todo lo que habían hecho en tres años y medio los inocentes representantes de la izquierda. Anularon el concurso eólico, intentaron vender coches que se habían comprado durante el último año de gobierno de Fraga, suprimieron altos cargos para crear otros cargos no tan altos y también tomaron una serie de medidas que afectan de forma directa al la prevención de incendios.

Durante el gobierno bipartito se pusieron en marcha una serie de medidas que intentaban revitalizar la actividad económica en el medio rural. Se comenzó a hablar de “Banco de Terras” y de incentivar la instalación de industrias medioambientales ecológicas. Suárez Canal, conselleiro de Medio Rural, consideraba que una medida efectiva para luchar contra los incendios era conseguir que no se despoblase el campo y que los montes se mantuviesen más o menos cuidados. Es posible que hubiese fallos y que algunas cosas pudieran ser mejoradas, pero era un comienzo que merecía un poco más de tiempo.

Lo que hizo Núñez Feijoo al llegar al gobierno fue, en primer lugar, meter en un cajón todo lo relacionado con el medio rural. Decidió que las competencias de Medio Ambiente pasaran a depender de la Consellería de Obras Públicas e Infraestructuras, y al frente puso a Agustín Hernández, antiguo alto cargo de Cuiña, con todo lo que esto significa. Pero además, en Medio Rural colocó a una persona que ni comprendía ni le interesaba lo más mínimo el medio rural gallego. De hecho ya no está siquiera en el cargo pues como tantos otros mandatarios del PP que ocupan puestos de responsabilidad en la administración gallega su objetivo es ir promocionando y a poder ser acabar en algún ministerio. Por eso no son capaces de elaborar ningún proyecto a largo plazo, y mucho menos de aplicarlo.

Además, se desmanteló por completo el SEAGA, que era el dispositivo de prevención de incendios que creó el bipartito y se decidió que si era necesario vinieran los militares a vigilar y apagar incendios. Antes del bipartito cada ayuntamiento contrataba al personal para apagar incendios. Esto provocaba ciertos desajustes en los operativos e incluso que personas sin formación ni experiencia se enfrentasen a situaciones de riesgo. Con la creación del SEAGA se intentaba centralizar las alertas de incendio para intentar actuar de forma coordinada y saber en cada momento la posición de las distintas patrullas. Supongo que había cosas que podían mejorarse, pero en lugar de eso Núñez Feijoo optó por cambiarlo todo y volver a dar a los alcaldes la posibilidad de contratar al personal encargado de las labores de extinción.

También conviene investigar a quien beneficia que arda el monte gallego. Si, ya se que hay pirómanos locos que se dedican a provocar incendios, pero muchas veces existen intereses económicos detrás de los incendios. Vemos que en muchas zonas quemadas se instalan después aerogeneradores o se cultiva eucalipto para abastecer a la industria de la celulosa.

Tiene razón Feijoo al hablar de sanciones económicas para los incendiarios. Pero en lugar de pensar en criminalizar y apagar incendios sería mejor pensar en prevenir. Es cierto que siempre habrá pirómanos o vecinos inconscientes y con poco entendimiento que provoquen incendios, intencionadamente o no. Pero si los montes están cuidados los efectos de los incendios son siempre menos perjudiciales que si están abandonados. Y el problemas es ese, que no se invierte en cuidar y en reactivar el rural gallego. Se dan ayudas para cuatro casas de turismo rural, pero no aparecen ideas nuevas ni nuevos proyectos para conseguir que la gente pueda vivir del campo, y no sólo ir al campo a merendar, a pasear o a incendiar.

2 comentarios
  1. Una pasada. Mi amigo Jack O’Neill dice que no te vas a arrepentir de ver sus aventuras. A querido dejarte una nota en Ivoox, pero no se queda en el muro.

  2. Gracias por el comentario, amigo Pascual.
    Supuse que el mensaje en el Ivoox era del impertérrito Jack O’Neill, tal vez yo abro el portal cuando él lo cierra, o viceversa.
    Que sepas que soy seguidor de La bitácora de Locutus (http://locutusbit.blogspot.com.es/), pero desde Mar de Beaufort. Pásate alguna vez y me comentas que te parece.
    Un saludo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: