Saltar al contenido

Necesitamos una buena guerra.

14 junio 2013

Si si, ya se que a nadie le gusta ver a los inocentes niños llorando ensangrentados entre las ruinas de una ciudad. Nos resulta desagradable que el telediario de las tres abra con las imágenes de los famosos daños colaterales. Ya sabéis, cuerpos despanzurrados de civiles, mujeres perdiendo la cabeza y unos tipos explicando que las operaciones están siendo quirurgica pero es que los civiles tienen la costumbre de quedarse mirando cuando caen las bombas.

Si, no nos gusta ver en la tele estas cosas, y algunos incluso salimos a la calle a manifestarnos, pero occidente necesita una guerra ya. Desde el final de la segunda guerra mundial cada década tiene su gran guerra. Antes eran follones de los yankies, que ya sabemos que son algo beligerantes y mucho les gusta esto de las guerras y las armas. Lo que pasa es que esto de las guerras es un asunto muy lucrativo y Europa vió el negocio y se frota las manos cada vez que el Presidente de los Estados Unidos dice con el dedito no no no, que estáis usando las armas químicas que matan muy mal y de un modo muy feo.

La guerra es un negocio. Todos lo sabemos. Vemos en los medios como están buscando una excusa para volver a montarla. Hay elecciones en Irán y un Premio Nóbel de la Paz advierte que va a hacer la guerra. Israel tiene exceso de misiles y tiene que ir lanzando alguno. Europa, cansada de vender poquita cosa a paises africanos necesita apoyar ataques preventivos y verá con buenos ojos que se abra una zona de exclusión aérea a base de bombardeos. No olvidemos que Alemania aún no cobró los mil  millones de euros que le debe Grecia por los submarinos y que a Francia tampoco le pagaron los tres o cuatro mil millones por fragatas y helicópteros. Estos griegos ya sabéis como son, se lo gastan todo en armas que después no pueden pagar.

Hay que dar salida al excedente de armas para volver a activar la economía. Hay que probar los nuevos inventos, desarrollar nuevas armas. El Premio Nóbel de la Paz tiene que convencer a un montón de americanos de que él no es tam blando como lo pintan y que no va a ser el único presidente que no inicie al menos una guerra en su mandato. Las misiones secretas en medio de la noche no cuentan como guerra, al fin y al cabo se gasta muy poco armamento y no suelen salir en los medios de comunicación.  Es necesario una intervención militar “justificada” para poder exhibir aviones, carros de combate, misiles… Esas cosas las ve todo el mundo en las noticias y siempre hay un dictador con mucha pasta dispuesto a hacer una buena compra o un jeque forrado al que le aburre un poco eso de la Fórmula 1 y decide comprar una docena de helicópteros. Antes los americanos rodaban Rambo, ahora ruedan invasiones y apoyos logísticos a insurgencias, que sale más barato y quedas como el primo de zumosol.

Bueno, lo que quiero decir es que a nuestra economía le vendrá muy bien una guerra. Apoyaremos a nuestros socios, pondremos algún barco a navegar y seguramente podamos firmar algún contrato para hacer algún barco o vender algunos carros de combate. Al fin y al cabo, el Ministro de Defensa estaba en el negocio de las armas y sabe muy bien a quien beneficiar. Solamente hay que mirar los presupuestos de su ministerio. Y no debemos olvidar que últimamente estamos especializados en fabricar y vender equipos antidisturbios a Venezuela o Marruecos. Ya sabéis que el mayor peligro para estos países son los disturbios y algarabías que organiza el pueblo venezolano cada vez que su selección gana un partido o el pueblo saharaui cada vez que les da por pedir que se cumplan los acuerdos de hace cuarenta años en la ONU.

En fin, que una buena guerra podría incluso crear algún puesto de trabajo para nuestros investigadores y para esos jóvenes que tienen que buscarse el futuro en otros lugares, y seguramente activará un poco la venta de periódicos. Por no hablar de los beneficios que podrán obtener nuestros bancos prestando dinerillo a unos y a otros para que compren. Después, cuando lleguen al gobierno, ya irán pagando. Una guerra es buena, siempre que sea en lejanas montañas y a poder ser contra gentes de otra religión y otra cultura. Todos sabemos que la guerra entre cristianos blancos está muy mal vista.

 

 

From → Aquí y ahora.

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: